¿Qué pasa?

Derechos Culturales

Nota: para este derecho se utilizó la Constitución y el proyecto de Ley de las Culturas (Informe de 9 de junio de 2010, para segundo debate en la Asamblea Nacional)

Al referirnos a los derechos culturales que son parte de nuestra condición como personas, nos estamos refiriendo a un gran grupo de derechos que están relacionados con tu identidad cultural, tanto individual como colectiva; también se relaciona con las formas artísticas de expresarnos que puede ser a través de formas como el teatro, la danza, la pintura, la fotografía, la literatura, al igual que otras maneras de expresión relacionadas con tus formas de vestir, de usar tu cabello, de hablar que pueden ser parte de tu identidad individual como una expresión de tu pertenencia a un colectivo urbano, pueblo o nacionalidad indígena, afro descendiente o montubio.

Los derechos culturales también comprenden otros como el de conservar y acceder al patrimonio y la memoria del país, ciudad o comunidades en la que vives. El patrimonio no solo es material, es decir, no solo comprende, por ejemplo, pinturas, esculturas, edificios patrimoniales, entre otros; sino que también es inmaterial y se compone de las costumbres y tradiciones, la música, el idioma, formas de vestir o peinarse, etc.

Todos estos derechos han sido reconocidos en la Constitución ecuatoriana y actualmente se encuentra en trámite un proyecto de ley en la Asamblea Nacional que busca desarrollar estos derechos y organizar a las instituciones del Estado encargadas de protegerlos y hacerlos efectivos.

Por su parte la Constitución ecuatoriana, establece que todas las personas tenemos derecho a construir y mantener su propia identidad cultural, a decidir sobre su pertenencia a una o varias comunidades culturales y a expresar dichas elecciones. La cultura implica también la libertad estética, conocer la memoria histórica de las culturas y acceder al patrimonio cultural; difundir tus propias expresiones culturales y tener acceso a expresiones culturales diversas.

Es importante que consideres que la cultura no debe utilizarse como excusa para atentar contra los derechos reconocidos en la Constitución. Es decir, un acto de discriminación, xenofobia u otras formas de atentar contra los derechos no pueden estar justificadas en costumbres, tradiciones o formas “artísticas” de expresarse.

La Constitución reconoce que los derechos culturales son propios de las personas, solamente por tener tal condición. Así señala que, los derechos culturales son inherentes a la dignidad humana, forman parte de los derechos humanos fundamentales y deben interpretarse según los principios de universalidad, indivisibilidad e interdependencia. Y agrega que los derechos culturales pueden ser ejercidos y reivindicados por los individuos, las colectividades, pueblos y nacionalidades, tal como lo hemos señalado anteriormente.

• Derechos implicados

• Cómo exigir tus derechos

• Instituciones relacionadas

• Referencias